Mediodías: de lunes a sábados de 13h a 16h
Noches: de miércoles a sábados de 20:30h a 23:30h
He leido y acepto el aviso legal
Quiero recibir vuestras noticias
Reserva

Pizzas livianas, la clave está en la masa

Aunque podamos encontrar pizzas en cada rincón del planeta con formas e ingredientes de lo más extravagantes,  es difícil -por no decir imposible- conocer cómo se preparan. De ello depende en gran parte de su calidad.

En L’Aldilà estamos orgullosos de nuestras pizzas livianas y seguros tanto de su calidad como de lo bien que van a sentarte gracias a su preparación.

¿Y qué tiene de especial? Pues, aparte de su espectacular estética (también se come por los ojos), ingredientes italianos y de mercado local, y cocción a la leña, la masa de la pizza reposa durante 24 horas antes de la preparación.

Pizzas livianas: una cuestión de química

Vamos por partes. La masa necesita de la adecuada fermentación de las levaduras en condiciones idóneas de temperatura (unos 26 grados) y paciencia para comenzar su complejo trabajo enzimático.

La levadura es un ser vivo que se ve afectado por los cambios de temperatura y por la sal, responsable de frenar la acción fermentativa con un resultado desastroso.

La acción de la levadura y su proceso enzimático transforma los azúcares naturales presentes en la harina en gas y alcohol. Tras el buen amasado, el proceso genera un aumento del volumen de la masa mientras libera ese gas.

Esta fabulosa alquimia de procesos requiere de tiempo: si se prepara la masa y en pocas horas cambian las condiciones físicas del producto o se comienza con su cocción quedará incompleto el trabajo enzimático. Los errores frecuentes pasan por utilizar agua demasiado caliente, mínimo tiempo de reposo, amasado insuficiente como también una baja calidad de los productos afectarán al producto final.

Esto dará como resultado un producto de mayor densidad, difícil de digerir que dejará sensación de pesadez. Afecta la percepción de la maravillosa pizza, con una injusta generalización.

En L’Aldilà respetamos los tiempos de la fermentación: todas las masas reposan 24 horas antes de pasar por el horno de leña, sin excepción.

La textura y el sabor están definidos además por una combinación propia de harinas de diferente fuerza, que con el amasado adecuado del maestro piazzaiolo y la cocción fuerte en el calor de la leña dará una pizza fina suave por dentro y crujiente por fuera.

El resto lo aportan los ingredientes naturales seleccionados para disfrutar de una verdadera pizza romana en el corazón de Poblenou.

 

Deja un Comentario

Reserva mesa

He leido y acepto el aviso legal
Quiero recibir vuestras noticias